viernes, 29 de marzo de 2013

TRENZAS DE HOJALDRE CON YEMA Y FRUTOS SECOS

   Esta receta me la facilitó una mami del cole que estuvo unas semanas con nosotros haciendo prácticas.
   La llevó un día al colegio y, después de probarla, no me resistí a pedirle la receta. Para no variar, yo le hice algún cambio, pero mínimo.
   Me comentó que era típica de alguna Comunidad Autónoma y que ella la probó por primera vez en uno de sus viajes, pero ahora no recuerdo exactamente cuál era.
   Eso sí, de dónde quiera que sea, les aseguro que es un dulce increíblemente rico. Ya la he hecho un par de veces e incluso les mandé dos a "mis amigos" los bomberos y según palabras de aquí mi "muchacho" los chicos quedaron más que encantados.
   Los ingredientes que usé fueron: (Salen dos trenzas pero con lo rica que está no creo que les quede demasiado).

  • Dos placas de hojaldre (del Lidl, sin duda).
Para la yema:

  • 150 gr. de azúcar.
  • 50 ml. de agua.
  • 4 yemas de huevo.
  • Una cucharadita de postre de maicena.
Además necesitamos:

  • Un paquete de almendra laminada.
  • Dos puñaditos de nueces.
  • Dos puñaditos de pasas sultanas.
  • Almendras en cubitos.
  • Canela.
  • Un huevo para pintar.
  • Azúcar glass para el glaseado.
  • Agua.
   Lo primero que haremos será preparar la yema, porque tenemos que dejarla enfriar.
   Para ello ponemos el agua y el azúcar en un calentador.
   Lo ponemos a fuego medio-bajo hasta que se forme un almíbar. (No hay que remover).
   Ponemos las yemas en otro calentador y añadimos la maicena.
   Removemos bien hasta que no haya grumos.
   Ponemos el calentador de las yemas a fuego bajo (yo al 2 de 9) y vamos añadiendo el almíbar en hilillo y sin dejar de remover.
   Dejamos al fuego, siempre removiendo hasta que espese. Apagamos y dejamos enfriar.
   Ponemos las pasas a hidratar en agua caliente (ella lo hacía en licor).
   Ponemos el horno a precalentar a 170-180º.
   Extendemos las masas de hojaldre y las cortamos en tres tiras largas del mismo ancho.
   Espolvoreamos con canela.
   Ponemos un hilo de yema en cada una de las partes. (Yo la metí en una bolsita a la que corté la punta para que fuera más fácil).
   Ponemos ahora las pasas escurridas, las almendras laminadas y las nueces troceaditas.
   Cerramos cada una de las tiras doblando los lados hacia el centro. Marcamos con un tenedor para que se sellen bien.
   Les damos la vuelta, dejando los cierres hacia abajo y unimos los tres cabos por una punta. Presionamos con un tenedor para que queden bien unidas.
   Formamos una trenza con los tres cabos y volvemos a unir al final, sellando nuevamente con un tenedor.
   Ayudados del propio papel que trae el hojaldre, acomodamos las trenzas en la bandeja del horno.
   Las pintamos con huevo batido, con una brocha de silicona, y espolvoreamos la almendra en cubitos por toda la superficie.
   Las metemos en el horno y dejamos que se hagan durante 30-35 minutos, hasta que estén doraditas.
   Preparamos un glaseado poniendo dos cucharadas soperas colmadas de azúcar glass en un bol y añadiendo dos cucharadas de agua.
   Removemos hasta que no queden grumos. (Aquí también modifiqué la receta original, ella hacía un almíbar para el glaseado).
   Sacamos las trenzas del horno y, en caliente, las pintamos con el glaseado.
   Dejamos enfriar y ya las tenemos listas para disfrutarlas.
   Miren qué colorcito más bonito que tiene.
   Y este es el interior de la trenza.
   Como les dije al principio, es increíble lo riquísima que está y les aseguro que si se animan a hacerla no la harán una sola vez.

martes, 26 de marzo de 2013

CALAMARES EN SALSA VERDE

   Había comprado cuatro calamares con un tamaño ideal para rellenar, pero después de pasarme la noche con dolor de muelas y la mañana en el dentista, lo menos que me apetecía era ponerme a rellenarlos.
   Así que se me ocurrió prepararlos en salsa verde, de la misma manera que en alguna ocasión he preparado el pescado y, la verdad, es que nos sorprendió lo riquísimo que queda.
   Los ingredientes que usé fueron:

  • Un kilo de calamares.
  • Una cebolla grande.
  • Dos dientes de ajo.
  • Medio pimiento verde.
  • Unas ramas de perejil.
  • Una latita pequeña de guisantes.
  • Poco más de medio vaso de vino blanco.
  • Sal.
  • Aceite de oliva.
   Empezamos por pelar y picar la cebolla y los ajos bien menudos.
    Quitamos las semillas y las nervaduras al pimiento y lo picamos también bien pequeño.
   Ponemos un poco de aceite en la sartén  y rehogamos los ajos, hasta que empiezan a desprender aroma.
    Añadimos la cebolla y el pimiento y rehogamos hasta que estén blanditos.
   Mientras vamos cortando los calamares. En mi caso, los corté en anillas.
    Incorporamos a la sartén los calamares y un buen puñado de perejil picadito. Damos unas vueltas y rehogamos unos minutos.
   Escurrimos los guisantes de su líquido de conservación y los lavamos bien.
    Los echamos a la sartén junto con el vino blanco y un poco de sal.
    Dejamos cocinar a fuego medio, hasta que los calamares estén cocinados, removiendo de vez en cuando.
    Servimos, acompañados en este caso de unas papitas sancochadas y ¡a comer!.

   Además les recomiendo que tengan cerca una barrita de pan para disfrutar de esa salsita.
   (Por cierto, el problema de la muela ya está subsanado).

viernes, 22 de marzo de 2013

TARTA DE CANELA Y CAFÉ

   Esta tarta es una idea más que le copio a Irmina, del blog El zurrón de los postres. Tiene tantas cosas que me gustan que me falta tiempo para hacerlas.
   Dos cosas fueron las que me atrajeron de esta tarta. Primero que nada, el sabor, canela y café me parece una combinación perfecta. De hecho soy de las que me encanta tomar el cortadito con un poquito de canela espolvoreada. 
   En segundo lugar, lo que me gustó fue el corte, queda tan chulo que tenía que intentarlo.
   Además, a mí me salió "la vena artística" y me animé a decorarlo, así estrenaba unas cuantas boquillas que me acabo de comprar.
   El resultado, riquísimo además de que queda muy bonita, ideal para agasajar a cualquiera.
   Los ingredientes que usé fueron:

  • Una caja de galletas Napolitanas (trae dos paquetes).
  • Dos sobres de café soluble (yo usé descafeinado y cada uno tiene 2 gr.).
  • 25 ml. de agua.
  • 200 ml. de leche.
  • 100 gr. de azúcar.
  • 250 ml. de nata (yo usé Ermol, nata vegetal).
  • Una cucharadita de canela.
Para la cobertura:

  • Dos sobres de café.
  • 25 ml. de agua.
  • 100 gr. de azúcar.
  • 250 ml. de nata (vegetal en mi caso).
Además necesitaremos:

  • Un molde de silicona de 10x25.
   Primero calentaremos el agua en el microondas y disolvemos el café en ella. Dejamos que se enfríe completamente.
    Forramos el molde con papel film, dejando que nos sobresalga bastante por los lados.
   Ponemos la nata con el azúcar en un bol y lo batimos con varillas eléctricas.
    Añadimos el café ya frío a la nata.
   Seguimos batiendo hasta que esté bien montada.
    Ponemos el molde acostado por uno de los lados más largos.
   Echamos la leche fría en un plato hondo.
    Vamos mojando las galletas en la leche y colocamos una capa en el molde. Ponemos también una galleta en cada lado.
   Cubrimos con una capa de crema.
    Seguimos poniendo capas de galleta y crema. Cuando lleguemos a la mitad, colocamos otra vez una galleta en cada lateral.
   Seguimos rellenando hasta completar el molde. Al ser de silicona, nos facilitará para las últimas capas porque lo podemos levantar un poco.
    Con el excedente de film, cubrimos la tarta bien y la dejamos en la nevera un par de horas para que coja consistencia.
   Preparamos nuevamente la crema de la cobertura de la misma manera que antes y la metemos en la nevera también para que coja cuerpo.
   Pasado el tiempo, la desmoldamos dándole la vuelta y retiramos el film.
    Cubrimos la tarta con una capa de crema y la alisamos lo más que podamos.
   Ponemos la crema en una manga, con boquilla rizada y vamos trazando líneas rectas desde la base hacia el borde superior de la tarta.
    Rematamos los bordes con pequeñas líneas de crema.
   Aquí fue donde me "vine arriba" y me animé a hacer las rosas. Para hacerlo es necesario tener una boquilla de pétalos.
   Como enseñar cómo se hacen las rosas en fotos no me parece que quedaría demasiado claro y yo, de momento, no me he animado a hacer ningún vídeo, les aconsejo que pongan en Google "hacer rosas con manga pastelera" y pinchen en vídeos, que salen muchos en los que se ve muy claramente. Además les digo que es mucho más fácil de lo que parece.
   Para rematar la tarta, ponemos un poco de canela en un colador y espolvoreamos sutilmente la tarta. La dejamos en la nevera, mejor hasta el día siguiente.
   Este es el detalle de las rosas. Para ser las primeras no quedaron nada mal, ¿verdad?
   Y aquí el corte de la tarta, que al hacerla con el molde acostado se quedan las galletas en vertical y queda muy lucido.
   ¿Se animan a hacerla? Es mucho más facilita de lo que pueda parecer y les aseguro que merece la pena por lo bonita y por lo riquísima que está.