viernes, 27 de septiembre de 2013

TARTA HUESITOS

   Esta tarta de hoy la he visto en muchísimos blogs este verano.
   Me sorprendía como las personas que la publicaban la describían como una tarta, en la que se utilizan tan sólo dos ingredientes, impresionante y muy rica.
   Así que me animé a probarla y vaya que si está rica. Y no porque lo diga yo, que todos los que la comieron quedaron encantados y algunos incluso repitieron.
   Como dije, sólo se necesitan dos ingredientes para hacerla, aunque yo además le puse una cobertura de chocolate.
   Los ingredientes que usé fueron:

  • Un paquete de obleas.
  • Dos botes de Nutella.
Para la cobertura: (Opcional).

  • 200 gr. de chocolate con leche o, como en mi caso que no tenía, 150 gr. de chocolate negro y 50 gr. de chocolate blanco.
   Primero que nada le pongo una foto de las obleas. Las conseguí en Carrefour.
    Protegemos el plato en el que vamos a presentar la tarta con papel de aluminio.
    Calentamos un poco la Nutella en el microondas para que se nos quede un poco líquida y sea más fácil de untar.
    Colocamos una oblea en el plato.
    La pintamos con Nutella, ayudados de un pincel de silicona.
    Seguimos alternando capas de obleas y de Nutella.
    Yo las usé todas, pero eso dependerá de la altura que quieran darle a la tarta.
   Colocamos la última oblea sobre la tarta.
   Si queremos ya sólo la podemos cubrir con Nutella y la dejamos lista, aunque como les dije yo le puse una capa de chocolate.
    Derretimos el chocolate al baño María.
    Extendemos una primera capa de chocolate sobre la tarta, ayudados de un pincel.
    Por último, vertemos el chocolate sobre ella y dejamos que se extienda por toda la tarta.
   La dejamos enfriar en la nevera un par de horitas y ya la tenemos lista.
   La decoramos si queremos al gusto, en este caso, le coloqué unos corazoncitos de chocolate.
    Y aquí les muestro el corte. 
   Es como una chocolatina gigante, con ese crujiente tan rico.
   Nunca creí que con sólo dos ingredientes se pudiera hacer una tarta tan rica.

martes, 24 de septiembre de 2013

ARROZ CON PAVO AL RAS EL HANOUT

   Sigo yo probando recetas con esta mezcla de especias que tanto me gusta y que además no deja de sorprenderme lo ricos que quedan los platos en los que se utiliza. Les da un sabor muy particular que me tiene enganchada.
   En este caso la utilicé para adobar una pechuga de pavo previo a utilizarla en un arroz y el sabor resulta de lo más sabroso y sorprendente.
   Los ingredientes que usé fueron:

  • Dos solomillos de pavo.
  • Una cebolla.
  • Dos dientes de ajo.
  • Medio pimiento rojo.
  • Medio pimiento verde.
  • Una zanahoria.
  • Una cucharada sopera de tomate frito.
  • 250 gr. de arroz.
  • El doble más la mitad del volumen del arroz de caldo de pollo.
  • Una cucharadita de pimentón ahumado (de las de café).
  • Un poco de colorante alimentario.
  • Una cucharadita de sal.
  • Aceite de oliva.
  • Una cucharada de postre de Ras El Hanout.
   Empezaremos por adobar el pavo. Lo cortamos en trocitos de bocado y le ponemos el Ras El Hanout y una o dos cucharadas de aceite. Mezclamos bien y dejamos reposar al menos media hora. (Cuanto más tiempo lo tenemos adobando mejor cogerá el sabor).
   Pelamos y picamos bien menudos la cebolla y los ajos.
   Picamos también bien pequeños los pimientos y la zanahoria.
   En la paellera ponemos el pavo con el aceite del adobo y doramos un poco.
   Lo retiramos a un plato y lo reservamos.
   En la misma paellera añadimos un poco de aceite y doramos los ajos.
   Echamos la cebolla y dejamos que se poche.
   Mientras vamos calentando el caldo de pollo, al que añadimos un poco de colorante alimentario.
   Cuando la cebolla esté pochada añadimos el resto de verduras y dejamos que se sigan haciendo hasta que estén casi cocinadas.
   Echamos el pimentón y removemos rápidamente para que no se queme.
   Incorporamos el tomate frito y removemos bien para que se mezcle.
   Volvemos a poner el pavo en la paellera y le damos unas vueltas.
   Medimos el arroz para luego saber la cantidad de caldo que tenemos que poner.
   Lo echamos a la paellera y lo rehogamos un par de minutos.
   Cubrimos con el caldo bien caliente y añadimos una cucharadita pequeña de sal.
   Removemos un poco y dejamos cocinar primero unos minutos a fuego fuerte y luego a fuego medio sin remover hasta que se evapore el caldo.
   Apagamos y cubrimos primero con papel de cocina y luego con papel de aluminio. Dejamos reposar al menos diez minutos antes de servirlo.
   Lo servimos, en este caso usando un aro de emplatar para que quede así de "mono" y lo disfrutamos.
   Queda un arroz riquísimo, con ese saborcito tan particular del Ras El Hanout.

viernes, 20 de septiembre de 2013

COXINHAS CON SALSA BARBACOA (15º DESAFÍO EN LA COCINA)


   La propuesta que he hecho yo misma para este 15º Desafío en la cocina han sido Coxinhas acompañadas de una salsita casera.
   Y ustedes dirán "¿Y qué son las coxinhas y por qué a esta chica le ha dado por desafiar a sus compañer@s a hacerlas?.
    Verán; en mi incesante búsqueda de recetas con pollo dí con ésta hace unos meses. Se trata de un aperitivo típico de Brasil que se prepara con pollo, envuelto en una masa elaborada con el propio caldo del pollo y al que además se le da una forma parecida al muslo de pollo. Vaya, que sólo les faltaba llamarse "Carolinas" para estar hechas a mi medida.
   Entonces, como me acordé que el próximo verano Brasil será protagonista en nuestras televisiones debido al Mundial de fútbol, se me ocurrió que para que nos fuéramos poniendo en situación podíamos cocinar este rico plato.
   Además, así cuando llegue el mundial ya tenemos práctica y las podemos preparar para disfrutar mientras vemos los partido.
   En mi caso, para elaborarlas, después de consultar muchísimas recetas y casi que hacerme un máster en su preparación, he hecho un poco una recopilación de las que me parecieron mejores y he elaborado la mía propia.
   Eso sí, no son nada complicadas de hacer, pero sí que tienen su trabajo. Si se animan a hacerlas, les recomiendo que no hagan como yo y, si quieren comer a las dos de la tarde, no empiecen a hacerlas a las doce.
   Yo les recomendaría que el día anterior prepararan el caldo y la salsa y el mismo día el relleno y el montaje. Así se hace menos pesada la tarea, pero les aseguro que merece la pena porque son deliciosas.
   Los ingredientes que usé fueron:
Para el caldo:
  • Medio pollo.
  • Una cebolla.
  • Un diente de ajo.
  • Medio pimiento verde.
  • Una zanahoria.
  • Una pastilla de Avecrem.
  • Un poco de sal.
  • Agua.
Para la salsa:

  • Una cebolla.
  • Un diente de ajo.
  • Una lata de tomate natural triturado (400 gr.).
  • Una cucharada y media de miel (sopera).
  • Una cucharada de maicena.
  • Dos cucharadas de vinagre de vino blanco.
  • Una cucharada de orégano seco.
  • Una cucharadita de chile en polvo (de las de café).
  • Aceite.
  • Sal.
Para la masa:

  • 500 gr. de harina simple de trigo.
  • 500 ml. de caldo de pollo.
  • Una cucharada de mantequilla.
  • Tres cucharadas de queso en polvo.
Para el relleno:

  • Una cebolla.
  • Un diente de ajo.
  • Medio pimiento rojo.
  • Medio pimiento verde.
  • Pollo desmenuzado.
  • Una cucharadita de pimentón ahumado.
  • Sal.
  • Pimienta.
  • Media cucharadita de comino en polvo (de las de café).
  • Tres cucharadas soperas de tomate frito.
Para el rebozado y fritura:

  • Dos huevos.
  • Pan rallado.
  • Aceite de oliva.
   Empezaremos preparando el caldo.
   Pelamos la cebolla y el diente de ajo. Raspamos la zanahoria y quitamos al pimiento las semillas y nervaduras.
   Los ponemos en la olla junto con el pollo. (Yo le quito la piel para que quede menos graso).
   Desmenuzamos la pastilla de caldo y la añadimos junto con un poquito de sal. Cubrimos todo con agua.
   Tapamos la olla y cocinamos 10 minutos contados a partir de que la olla empiece a pitar. Dejamos despresurizar y abrimos la olla. ( Si no usas olla, déjalo cocer a fuego medio-bajo hasta que el pollo esté bien cocinado.
   Retiramos el pollo de la olla y reservamos el caldo.
   Cuando el pollo esté tibio lo desmenuzamos y lo reservamos.
   Ahora vamos a preparar la rica salsa que nos servirá para acompañar las coxinhas.
   Pelamos y picamos la cebolla y el ajo.
   Los rehogamos con un poco de aceite hasta que la cebolla esté transparente.
   Añadimos la maicena y rehogamos durante un par de minutos.
   Vertemos el tomate natural y le ponemos la sal, la pimienta, la miel, el vinagre, el orégano y el chile en polvo.
   Dejamos cocinar a fuego medio y tapado durante 20-25 minutos.
   Este es el chile en polvo que utilicé. Lo conseguí en una tienda de Mark y Spencer. Este es medio, pero si te gusta más picante tienen una variante HOT.
   Una vez que la salsa esté lista, sólo nos falta triturarla bien. La reservamos.
   Siguiente paso, la masa.
   Para la masa ponemos en un caldero el caldo colado y una cucharada de mantequilla. Lo ponemos al fuego hasta que hierva. (Como ven yo empecé poniéndolo en una sartén pero tuve que trasladarlo luego a un caldero).
   Cuando el caldo esté hirviendo, añadimos toda la harina a la vez y las cucharadas de queso rallado.
   Primero vamos mezclando con un batidor de mano.
   Luego ya nos toca coger una cuchara de palo e ir removiendo hasta que la masa se despegue del caldero. (A fuego medio bajo).
Este es un trabajo "duro" y como yo ando un poco floja tuve que pedirle ayuda aquí a mi muchacho para poder removerla.
   Este es el aspecto final de la masa. Debemos ver que no nos quede harina sin cocinar para que luego no nos sepa a harina cruda.
   La sacamos del caldero a un plato y la dejamos entibiar cubierta con un trapo seco.
   En lo que se enfría la masa, vamos a preparar el relleno.
   Pelamos la cebolla y el ajo. Los picamos bien pequeños junto con los dos pimientos.
   Ponemos un poco de aceite en la sartén y doramos un poco los ajos.
   Añadimos la cebolla y la dejamos cocinar hasta que esté transparente.
   Echamos entonces los pimientos y dejamos que se cocinen hasta que estén blanditos.
   Echamos el pimentón y removemos rápidamente para que no se nos queme.
   Incorporamos ahora el pollo desmenuzado y rehogamos unos minutos.
   Ponemos el tomate frito, la sal, la pimienta y el comino ( le da un toque increíble al relleno).
   Removemos bien, dejamos unos cinco minutos al fuego, apartamos y dejamos enfriar.
   Una vez que tenemos la masa fría, la amasamos con las manos y formamos un rulo con ella. ( Es una masa increíble, que no se pega absolutamente nada. No tuve ni que utilizar harina en la encimera ni aceite en las manos).
   Cortamos la masa en porciones de 40 gr. 
   Formamos una bolita con cada una de las porciones de masa.
   Ahora vamos quizás con la parte más trabajosa de la receta. Espero que viendo las fotos les quede claro el montaje de las coxinhas.
   Empezaremos aplastando la bolita de masa entre nuestras manos.
   La acomodamos en la mano, haciendo un pequeño cuenco con la palma.
   Echamos una cucharada de masa en el hueco, no demasiada para que la podamos cerrar. (También se le puede añadir sobre el relleno una cucharadita de queso crema, pero yo prescindí de este paso).
   Juntamos con los dedos dos de los laterales de la masa, presionando bien.
   Ahora juntamos los otros dos laterales, formando como un paquetito.
   Con las manos le vamos dando forma, como si fuera una lágrima.
   Más o menos esta es la forma que tenemos que conseguir.
   Una vez las tengamos todas hechas, cascamos los huevos en un cuenco y ponemos el pan rallado en un plato.
   Vamos pasando las coxinhas primero por el huevo batido y luego por el pan rallado.
   Aquí las tenemos todas preparaditas antes de freírlas.
   Las vamos friendo en abundante aceite caliente, por todos los lados.
   Las vamos sacando y las vamos colocando sobre papel absorbente para que pierdan el exceso de aceite.
   Sólo nos queda servirlas acompañadas de la rica salsa.
   Son una auténtica delicia. Miren aquí como es el interior.
   Y lo más que me gusta a mí es que se pueden comer con las manos. Eso de ir mojándolas directamente en la salsa y comerlas me pierde.
   Como han podido ver, para presentarlas "en sociedad" he elegido este bonito plato de pizarra que me ha enviado Begoñe de la empresa Cupastore. Una preciosidad sin duda que convierten las coxinhas en un plato de lujo.
   Pues bien, como ven, la propuesta de este mes es bastante sugerente así que ahora les invito a que se den un "paseo" por nuestro blog Desafío en la cocina y disfruten viendo la gran variedad de Coxinhas que han preparado los miembros del grupo.
   También les recuerdo que el próximo 20 de octubre volvemos, esta vez con un Desafío dulce que nos revelará nuestra desafiadora Mabel, del blog A nadie amarga un dulce. 
   Ya estoy ansiosa por conocer su propuesta.