viernes, 27 de junio de 2014

HELADO DE TARTA DE QUESO CON ARÁNDANOS

   Este helado de hoy lo han podido probar ya unas cuantas personas. En menos de un mes lo he hecho cuatro veces para llevarlo a distintos sitios y todo el que lo prueba queda encantado con él. Además hay unos cuantos que me tienen loca pidiéndome la receta, así que aquí la tienen.
   Para hacerlo me basé en la receta del Helado de vainilla en tres pasos que hice por primera vez hace dos años.
   Por lo que he podido averiguar, al llevar leche condensada la mezcla no cristaliza, por lo que queda muy cremoso sin necesidad de utilizar heladera ni estar removiendo cada cierto tiempo.
   Lo único que hice fue añadir unos cuantos ingredientes más y ha salido un helado increíblemente rico. Eso sí, ya les advierto que es un vicio absoluto y que si se animan a hacerlo no van a parar hasta acabar con él.
   Los ingredientes que usé fueron: (Sale poco más de un litro y medio de helado).

  • 500 ml. de nata para montar muy fría.
  • Una lata de leche condensada (de las pequeñas).
  • Una tarrina de queso de untar (300 gr.)
  • Una cucharada de vainilla líquida.
  • Cinco galletas tipo digestive.
  • Dos cucharadas bien generosas de mermelada de arándanos.
   Lo primero que haremos será poner la nata en un bol amplio junto con la cucharada de vainilla.
   La montamos con varillas eléctricas hasta que esté bien firme.
   En otro bol ponemos la leche condensada y el queso.
   Batimos con el brazo de la batidora (con las cuchillas) hasta que veamos que no hay grumos de queso.
   Volcamos la nata sobre el bol de la leche y el queso.
   Vamos mezclando con una espátula de silicona, trabajando desde abajo hacia arriba y con movimientos envolventes hasta que tengamos todo bien integrado.
   Cubrimos con papel film y lo dejamos en el congelador unas dos horas o tres, sin que se llegue a congelar del todo.
   Pasado ese tiempo, troceamos las galletas con las manos en trozos no demasiado grandes.
   Las incorporamos al bol del helado junto con la mermelada de arándanos.
   Removemos para que se reparta todo bien.
   Lo llevamos nuevamente al congelador unas tres horas más, hasta que se congele.
   En mi caso, yo pongo la mezcla en un molde desechable de aluminio de litro y medio que traen tapa. Resulta muy cómodo para almacenar en el congelador y para transportar, si fuera el caso.
   A la hora de servirlo, recomiendo sacarlo unos 20 ó 30 minutos antes del congelador para que nos sea más fácil servirlo.
   Una auténtica golosina para refrescarnos en verano.

martes, 24 de junio de 2014

SALTEADO DE CALABACINES CON GAMBAS

   Ya me quedan poquitos días para poder empezar a disfrutar de mis tan ansiadas vacaciones.
   Tengo muchas ganas de poder levantarme de la cama sin prisas y de poder disfrutar de mi tiempo libre.
   Evidentemente en verano también tenemos que alimentarnos y lo que apetecen son platos que no nos lleve mucho tiempo en la cocina.
   La propuesta de hoy es bien facilita, genial para una cena o un almuerzo ligero.
   Los ingredientes que usé fueron:

  • Cuatro o cinco champiñones grandes.
  • Un calabacín.
  • Dos dientes de ajo.
  • Ocho o diez langostinos pelados.
  • Perejil.
  • Aceite de oliva.
  • Sal.
  • Pimienta.
   Empezaremos limpiando bien los champiñones y cortando los extremos al calabacín.
   Troceamos ambos.
   También pelamos los ajos y los cortamos en láminas.
   Lavamos, secamos y picamos bien finito un puñado de perejil.
   En una sartén con un poco de aceite ponemos los ajos y los dejamos dorar sin que lleguen a quemarse.
   Añadimos los champiñones y rehogamos unos minutos.
   Incorporamos ahora los calabacines, la sal y la pimienta y dejamos que se vayan cocinando.
   Cuando estén casi listos, añadimos los langostinos, que tardarán muy poco en cocinarse.
   Espolvoreamos con el perejil picado, removemos y apartamos del fuego.
 
   Sólo nos queda servirlo y disfrutarlo.
   A mi particularmente es un plato que me encanta.
   Además de estar riquísimo, es un plato muy ligero, siempre que no nos pasemos poniendo aceite y terminemos rebañando el plato con pan.

viernes, 20 de junio de 2014

HUEVOS A LA ESCOCESA DE PAVO CON TRÍO DE SALSAS (24º DESAFÍO EN LA COCINA)

   La propuesta que nos ha hecho Mabel, de A nadie le amarga un dulce para este 24º Desafío en la cocina, antes de que el grupo se vaya de vacaciones hasta septiembre, ha sido Huevos a la escocesa.
   Pues sí, en este desafío previo a las tan ansiadas vacaciones de verano la cosa "tiene huevos".
   Mabel se ha portado bien y, después de jugar al despiste con todos los del grupo, nos ha propuesto que preparemos esta receta que, a pesar de lo que puede parecer por su nombre, no es típica de Escocia, sino de Londres.
   Nos ha dado libertad a la hora de elaborar la receta. Eso sí, nos ha pedido que acompañáramos los huevos de alguna rica salsita.
   En principio, se supone que estos huevos se preparan usando salchichas y friendo los huevos una vez preparados.
   En mi caso, y para no perder las buenas costumbres, he intentando aligerar bastante la receta, usando carne de pavo y horneándolos en lugar de freírlos.
   En el tema salsas he sido bien generosa. No he preparado una, ni dos, sino tres salsas distintas para poder elegir la que más nos guste.
   El resultado, una comida bien rica que bien merece abrirse un hueco en nuestros recetarios.
   Los ingredientes que usé fueron:
Para los huevos:

  • Seis huevos.
  • 700 gr. de solomillo de pavo (picado).
  • Tres dientes de ajo.
  • Unas ramas de perejil.
  • Sal.
  • Una cucharadita de chile en polvo.
  • Pan rallado.
  • Harina.
  • Aceite de oliva.
Para la salsa al Pedro Ximénez:

  • 350 gr. de Pedro Ximénez.
  • 120 ml. de nata para cocinar.
  • Una cucharadita de Maicena (de las de postre).
  • Medio vaso de zumo de naranja (unos 100 ml.).
  • Sal.
  • Pimienta.
Para la salsa de yogur:

  • Un yogur natural sin azúcar.
  • Un diente de ajo pequeño.
  • Una cucharada de aceite.
  • Una cucharada de vinagre.
  • Un poco de zumo de limón.
  • Sal.
  • Pimienta.
  • Eneldo.
Para la salsa de mostaza y miel:

  • Cuatro cucharadas de mayonesa.
  • Una cucharada de miel.
  • Una cucharada de mostaza de Dijon.
   Vamos a empezar por preparar los huevos.
   Ponemos a sancochar (cocer) cuatro de los seis huevos.
   Los ponemos en un caldero con agua que los cubra y un chorrito de vinagre (esto evitará que si se rompieran se saliera toda la clara).
   Los cocinamos unos 12 minutos contados desde que el agua empieza a hervir.
   Les quitamos el agua de la cocción y los refrescamos con agua fría.
   Dejamos que se enfríen bien.
   Pelamos y picamos bien pequeñito el ajo. Hacemos lo mismo con el perejil. (Si queremos lo podemos hacer en una picadora).
   Aquí les pongo la foto del chile en polvo que utilicé para aderezar la carne. Lo compré en una tienda de Mark and Spencer.
   En un bol amplio ponemos el pavo picado, el ajo, el perejil, una cucharadita de chile en polvo, sal, un huevo (crudo) y una cucharada de pan rallado.
   Mezclamos bien con una cuchara de palo para que se integre todo bien.
   Los huevos que habíamos sancochado los pelamos.
   Preparamos tres boles: uno con un poco de harina, otro con pan rallado y otro con un huevo que batiremos bien.
   Ahora empezaremos a montar nuestros huevos a la escocesa. Mientras lo hacemos, ponemos el horno a precalentar a 200º.
   Cogemos una cuarta parte de la masa (unos 175gr.) y la colocamos en medio de dos trozos de papel film.
   La aplastamos con la mano.
   Cogemos uno de los huevos sancochados y lo pasamos por harina.
   Retiramos el papel film de la parte de arriba de la carne y colocamos el huevo más o menos en el centro.
   Ayudándonos del papel film que queda debajo, cerramos como formando un paquetito.
   Con las manos, vamos dándole forma para que quede bien redondeado.
   Una vez conseguida la forma, retiramos el papel film.
   Pasamos nuestra "bola"  primero por huevo y luego por pan rallado.
   Preparamos de igual forma los otros tres huevos.
   Los regamos con una cucharada de aceite de oliva.
   Los ponemos en el horno y dejamos que se cocinen durante 30 minutos, hasta que veamos que están doraditos. (Yo los coloco sobre una rejilla estrecha que pongo sobre la rejilla del horno y así me evito darles la vuelta a mitad de cocción).
   Mientras tenemos los huevos en el horno, vamos preparando las salsas.
   Empezaremos por la de Pedro Ximénez que es la más elaborada.
   Ponemos en un calentador el vino y lo ponemos a fuego medio.
   Dejamos que se reduzca durante unos tres o cuatro minutos.
   Bajamos el fuego y añadimos la nata, la sal y la pimienta. Removemos bien.
   Diluimos la maicena en el zumo de naranja y lo añadimos al caldero.
   Vamos removiendo a fuego medio bajo, hasta que tengamos una salsita un poco espesa.
   Para la salsa de yogur, pelamos y picamos bien pequeñito el ajo.
   Ponemos en un bol el yogur, añadimos el resto de ingredientes y mezclamos bien. (También lo podemos pasar por la batidora para no encontrarnos con los trocitos de ajo).
   Para la salsa de mostaza y miel, pues igual. Ponemos todos los ingredientes en un bol y mezclamos hasta que estén bien integrados.
   Una vez que tengamos los huevos horneados y las salsas preparadas, sólo nos resta servirlos, acompañados con una rica ensaladita y disfrutar.
   ¿A que tienen una pinta increíble los huevos? Pues les aseguro que están riquísimos.
   En cuanto a las salsas, pues para gustos. Aquí a mi muchacho le gustó más los huevos con la Pedro Ximénez, sin embargo a mí con la que más me gustó fue con la de mostaza y miel.
   Pues esta es mi aportación para este 24º Desafío en la cocina. Pero no se crean que estos son los únicos huevos que van a ver hoy en la red, no. Les invito que se pasen por nuestro blog y que disfruten viendo las distintas versiones que han hecho los miembros del grupo así como las ricas salsas que han preparado para acompañarlos. Si pinchas aquí llegarás derechito a verlos.
   Como les he dicho al principio, con este desafío el grupo empieza sus vacaciones, así que el próximo será en el mes de septiembre.
   Volveremos con fuerzas renovadas y con un desafío dulce que nos vendrá de la mano de M. Luz del blog Trasteando en mi cocina.
   Así que hasta entonces, el grupo les desea 
¡FELIZ   VERANO!