viernes, 28 de octubre de 2016

TARTA CAMPANILLA DE TOFFFE Y VAINILLA

TARTA CAMPANILLA DE TOFFFE Y VAINILLA
   Este año, aunque un poco más tarde por cuestiones familiares, mi niña ha tenido también su tarta de cumpleaños.
   Ella tenía claro que quería una tarta de Campanilla, con su polvo de hadas y todo, así que la mami se puso manos a la obra y este fue el resultado.
   La idea era ponerle una muñequita de Campanilla sobre la tarta, pero como no la encontré opté por acompañarla con una muñeca con la que ella quedó encantada, además de poder hacer pompas de jabón con ella.
   Eso sí, este año la celebración ha sido puramente familiar por lo que la tarta es en tamaño "normal".
   Los ingredientes que usé fueron:
Para los bizcochos:

  • 425 gr. de harina.
  • 225 gr. de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 330 gr. de azúcar.
  • Cuatro huevos talla L a temperatura ambiente.
  • Un vaso de yogur natural (125 gr.)
  • 125 ml. de leche.
  • Una cucharadita y media de pasta de toffe. (La puedes comprar en La Cocinita Cupcakes)
  • Una cucharadita y media de levadura química tipo Royal.
  • Media cucharadita de sal.
  • Salsa de caramelo salado (Pincha aquí para ver la receta)
Para la crema de vainilla:

  • 400 gr. de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 400 gr. de queso crema (entero) muy frío.
  • 600 gr. de azúcar glass.
  • Una cucharadita y media de pasta de vainilla (La puedes comprar en La Cocinita Cupcakes).
Para la decoración y montaje de la tarta:  (Puedes conseguir todo en La Cocinita Cupcakes)
  • Colorante verde. 
  • Fondant blanco y rosa.
  • Polvo de hadas (Purpurina comestible).
   A la hora de organizarse, yo prefiero hacer el día antes los bizcochos y la crema y al día siguiente monto la tarta. El día mismo que la consumimos.
   Empezaremos por los bizcochos.
   Precalentamos el horno a 170º.
   En un bol tamizamos el harina, la levadura y la sal. Reservamos.
   En una jarra echamos el yogur, la leche y la pasta de toffe y mezclamos. Reservamos.
   En otro bol ponemos la mantequilla con el azúcar.
   Batimos hasta que esté bien cremosa.
   Vamos añadiendo los huevos de uno en uno, no añadiendo el siguiente hasta que el anterior esté integrado.
   Añadimos un tercio del harina y mezclamos.
   Vertemos la mitad de la mezcla de yogur y leche y seguimos mezclando.
   Seguimos echando otro tercio de harina, el resto de la leche y yogur y acabamos con la última parte de harina.
   Mezclamos bien, pero sin sobrebatir la masa, sólo hasta que esté todo bien integrado.
   Preparamos tres moldes (estos de 22 cm.) engrasándolos y cubriendo el fondo con papel de horno.
   Repartimos la mezcla por igual en los tres moldes. Alisamos bien.
   Los vamos horneando de uno en uno, durante 18-20 minutos, hasta que al pincharlos con un palo de brocheta ésta salga limpia.
   Dejamos que tibien sobre una rejilla.
   Los desmoldamos dándoles la vuelta y les retiramos el papel de la base. 
   Dejamos que se enfríen completamente sobre una rejilla.
   Una vez fríos, los envolvemos con papel film y los dejamos a temperatura ambiente hasta el día siguiente.
   Para la crema, ponemos la mantequilla en un bol y la batimos hasta que esté bien cremosa.
   Añadimos el azúcar glass, tamizándola primero.
   Mezclamos bien, primero con una espátula y luego con la batidora hasta que se integren bien los dos ingredientes.
   Añadimos el queso frío y la pasta de vainilla.
   Batimos bien hasta que esté cremosita. De vez en cuando, rebañar el fondo del bol para que no nos queden partes sin mezclar.
   La reservamos en la nevera hasta el día siguiente.
   Vamos ya con el montaje de la tarta. Sacaremos un rato antes la crema de la nevera para que se ablande un poco.
   Sobre una base de tartas colocamos un disco de bizcocho. Le colocamos unos trozos de papel de aluminio alrededor para que no se nos manche.
   Extendemos un primer círculo de crema en el bizcocho. (Yo lo hago poniendo la crema en una manga con boquilla lisa o con un agujero ancho).
   Ponemos un poco de salsa de caramelo sobre la parte de bizcocho sin crema.
   Terminamos de cubrir con crema y alisamos con una espátula.
   Formamos las demás capas y en la última sólo pondremos crema, no caramelo.
   Cubrimos toda la tarta con una primera capa de crema. Dejamos en la nevera al menos media hora.
   Damos una segunda capa de crema y dejamos reposar otra vez.
   Retiramos el papel de aluminio e intentamos dejar la tarta lo más lisa posible.
   Para los detalles verdes, teñí un poco de la crema con colorante verde y las tracé utilizando una manga pastelera y una boquilla del nº 3.
   Luego repartí unas setas y unas flores que hice con fondant y escribí el nombre de Laura con la crema verde.
   Finalmente hice unas hojitas con la crema verde, y usando una boquilla de hojas y le espolvoreé "polvo de hadas".
   La acompañé de Campanilla y lista para sorprender a mi niña.
TARTA CAMPANILLA DE TOFFFE Y VAINILLA
   Aunque en principio no lo parezca, como ven es una tarta bastante sencilla de elaborar.
   Y lo más importante es que, además de estar riquísima, a mi niña le encantó su tarta y se le dibujó una gran sonrisa cuando la vio.
TARTA CAMPANILLA DE TOFFFE Y VAINILLA
   Sin duda esa carita bien merece el esfuerzo de hacerla.
   Y aquí, como no, la foto del corte.
TARTA CAMPANILLA DE TOFFFE Y VAINILLA
   Créanme cuando les digo que estaba deliciosa.

martes, 25 de octubre de 2016

SALTEADO DE PAVO AL RAS EL HANOUT CON FRUTOS SECOS

SALTEADO DE PAVO AL RAS EL HANOUT CON FRUTOS SECOS
   Esta es uno de los platos habituales de mi casa y el otro día, porque alguien me pidió la receta, me di cuenta que nunca la había publicado.
   Además de ser una manera muy sencilla y muy rica de cocinar el pavo o el pollo, es la mar de socorrida.
   Podemos dejarla preparada el día antes o por la mañana y al llegar a casa a mediodía "tiramos" todo a la sartén y dejamos que se haga, que no tardará mucho.
   Los ingredientes que usé fueron:
  • Dos solomillos de pavo (podemos hacerla también con pollo).
  • Una cebolla.
  • Medio pimiento rojo.
  • Medio pimiento verde.
  • Un puñado de pasas.
  • Un puñado de almendras.
  • Una cucharadita de Ras El Hanout.
  • Una cucharadita de sal.
  • Aceite de oliva.
   Empezamos pelando la cebolla. La cortamos por la mitad y luego en rodajas para obtener medias lunas.
   Limpiamos de nervaduras y semillas los pimientos. Los cortamos en tiras anchas y luego cada tira en tiras más finas.
   Ponemos todas las verduras en un bol amplio.
   Cortamos el pavo también en tiras.
   Lo echamos en el bol con las verduras.
   Añadimos las pasas y las almendras, echamos la sal y el Ras El Hanout y vertemos unas cinco cucharadas de aceite.
   Removemos bien con una cuchara de palo para que se impregne todo. Cubrimos con papel film y lo guardamos en la nevera hasta la hora de cocinarlo. Cuanto más tiempo lo tengamos mejor sabor cogerá.
   A la hora de cocinarlo, "tiramos" todo en la sartén bien caliente y dejamos que se haga a fuego alto, removiendo de vez en cuando, sobre todo al principio para que se despeguen los trozos de pavo.
   Cocinamos al gusto, a mí particularmente me gusta que el pavo quede bien churruscadito.
   Sólo nos queda servirlo con la guarnición elegida, en este caso un poco de cuscús, y a disfrutar de tan rico plato.
SALTEADO DE PAVO AL RAS EL HANOUT CON FRUTOS SECOS
   También con un arroz basmati queda buenísimo.
SALTEADO DE PAVO AL RAS EL HANOUT CON FRUTOS SECOS
   Les aseguro que si lo prueban lo volverán a repetir.

jueves, 20 de octubre de 2016

TRIFLÉ DE PLÁTANO Y CARAMELO (46º DESAFÍO EN LA COCINA)

TRIFLÉ DE PLÁTANO Y CARAMELO
   La propuesta que nos ha hecho Rocío, del blog Chismes y Cacharros para este 46º Desafío en la Cocina ha sido que preparemos Triflé.


   Una vez más Rocío ha propuesto una receta que yo tenía en mente, así que encantadísima con ella.
   Básicamente se trata de un postre formado por distintas capas, generalmente de bizcocho, crema y fruta, aunque admite multitud de ingredientes y variantes. Además se presenta en un recipiente de cristal transparente para que luzcan bien las capas y lo podemos preparar tanto en formato individual como en tamaño familiar.
   En mi caso, me apetecía prepararlo con "sabores canarios" así que lo primero que pensé fue prepararlo de plátano y gofio como esta tarta.
   Al final, para no repetir sabores lo que hice fue combinar el plátano con el caramelo salado que es una combinación increíble.
   También les digo que si les apetece preparar una tarta con estos sabores, con los mismos ingredientes que utilizo para el triflé les sale una tarta increíble, en ese caso, utilizando tres de los bizcochos.
   Los ingredientes que usé fueron:
Para los bizcochos: (Los preparé en cuatro moldes rectangulares y para el triflé utilicé uno. El resto los convertí en pastelitos para acompañar el café en la pelu. Más abajo les explico cómo).
  • 330 gr. de harina simple de trigo.
  • Una cucharadita de levadura tipo royal (de las de café).
  • Media cucharadita de sal.
  • Media cucharadita de bicarbonato.
  • Tres plátanos bien maduros (de Canarias, claro).
  • El zumo y la ralladura de medio limón.
  • 160 gr. de mantequilla a temperatura ambiente (en pomada).
  • 280 gr. de azúcar blanco.
  • 100 gr. de azúcar moreno.
  • Tres huevos talla L.
  • 200 ml. de leche.
  • Un yogur natural (de 125 gr.).
  • Una cucharadita de vainilla líquida (de las de postre).
Para la salsa de caramelo salado:
  • 300 gr. de azúcar.
  • 200 ml. de nata.
  • 120 gr. de mantequilla.
  • Una cucharadita de sal fina.
Para la crema de toffe:
  • 150 gr. de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 150 gr. de queso tipo Philadelphia bien frío.
  • 250 gr. de azúcar glass.
  • Una cucharadita de postre de pasta de Toffe.(La puedes comprar aquí)
Para el plátano caramelizado:
  • Tres plátanos maduros. (De Canarias por supuesto).
  • Tres cucharadas de azúcar moreno.
  • 75 gr. de mantequilla.
  • Zumo de un limón.
   Lo primero que prepararemos será la salsa de caramelo salado para que cuando la vayamos a usar esté fría. Pinchando aquí verás paso a paso cómo hacerla.
   Precalentamos el horno a 170º y preparamos la masa del bizcocho tal y como puedes ver  pinchando aquí.
   En este caso, engrasé cuatro moldes rectangulares (los puedes conseguir sin problema en La Cocinita cupcakes) y les puse papel vegetal en la base. Repartí la mezcla en ellos, los horneé, templé, desmoldé y dejé enfriar completamente sobre una rejilla.
   Para la crema, ponemos la mantequilla en un cuenco y la batimos hasta que esté bien cremosa.
   Añadimos el azúcar glass tamizado, mezclamos bien primero con una espátula y luego batimos hasta que queden ambas integradas.
   Luego echamos el queso bien frío y la pasta de toffe.
   Batimos hasta que esté todo integrado. De vez en cuando rebañamos el fondo para que no nos queden restos en el fondo del bol.
   Metemos la crema en una manga con boquilla rizada y la guardamos en la nevera hasta que la vayamos a usar.
   Vamos ahora con los plátanos caramelizados.
   Pelamos los plátanos, les retiramos las hebras y lo cortamos en rodajas. Los regamos bien con el zumo de limón para que no se oxiden.
   Ponemos la mantequilla en una sartén y dejamos que se derrita a fuego medio.
   Añadimos los plátanos y espolvoreamos el azúcar moreno sobre ellos.
   Dejamos que se cocinen durante unos diez minutos, meneando la sartén de vez en cuando.
   Apagamos y dejamos enfriar.
   Antes de pasar al montaje del triflé les explico lo que hice con los tres bizcochos que no usé.
   Los corté en pequeños rectángulos y les puse unas rayas de chocolate que derretí en una bolsita por encima.
   Puse cada uno de los bizcochitos en un papel de magdalena alargado y así de monos quedaron para llevarlos a la pelu.
   Ahora sí, vamos con el montaje del triflé.
   Cortamos uno de los bizcochos en pequeños cuadraditos.
   Vamos poniendo capas de los distintos ingredientes en una copa un poco ancha (en este caso, de servir cerveza).
   En mi caso puse primero bizcocho, después crema, luego plátano y después salsa de caramelo salado. Repetí la operación hasta completar la copa.
   Aunque yo empecé con bizcocho creo que hubiera quedado mejor si hubiera puesto primero un poco de crema en la base.
   Una vez que los tenemos completos, los metemos en la nevera hasta la hora de comer.
TRIFLÉ DE PLÁTANO Y CARAMELO
   Es un postre muy lucido además de que la combinación de plátano y caramelo queda increíblemente rica.
TRIFLÉ DE PLÁTANO Y CARAMELO
   Ahora sólo me queda invitarles a que se den un paseo por nuestro blog Desafío en la cocina para que vean las distintas propuestas de trifles que han hecho todos los componentes del grupo. Les aseguro que no encontrarán dos exactamente iguales, así que tendrán una gran variedad donde elegir.
   También les recuerdo que Desafío en la cocina volverá el próximo 20 de noviembre con una propuesta salada que nos vendrá de la mano de Toñi, de ¿Qué se cuece en mi cocina?.
   Ya estoy ansiosa por saber lo que será.