martes, 26 de julio de 2016

TARTA RÚSTICA DE CHOCOLATE

Tarta rústica de chocolate
   La tarta que les traigo hoy la he hecho tomando como base una receta de bizcocho de aceite de oliva de Nigella. Usando su receta, cambiando el aceite de oliva por aceite de girasol, doblando las cantidades para conseguir dos bizcochos y añadiendo una rica crema de vainilla ha salido una tarta que está increíblemente buena.
   Es increíble lo jugosos que resultan estos bizcochos y con la crema ya quedan espectaculares.
   Para hornear los bizcochos he utilizado dos moldes como estos que puedes encontrar sin problema en La cocinita cupcakes.
   Los ingredientes que usé fueron: (Estos ingredientes son para preparar un sólo bizcocho. Para la tarta necesitarán dos, así que necesitarán el doble)

  • 150 ml. de aceite de girasol.
  • 50 gr. de cacao Valor puro.
  • 125 ml. de agua hirviendo.
  • Dos cucharaditas de vainilla.
  • 125 gr. de harina.
  • Media cucharadita de bicarbonato (de las de café).
  • Una cucharadita de levadura.
  • Una pizca de sal.
  • 200 gr. de azúcar.
  • Tres huevos L.
Para la crema:
  • 250 gr. de mantequilla.
  • 250 gr. de queso crema (no vale versión light).
  • 250 gr. de azúcar glass.
  • Una cucharadita de vainilla.
   Ponemos el horno a calentar a 170º.
   En un bol o jarra hervimos el agua (yo lo hice en el microondas).
   Añadimos el cacao, tamizándolo, al agua caliente.
   Removemos bien hasta que se nos quede una mezcla espesa y sin grumos. Añadimos la vainilla, removemos y dejamos que tibie.
   Tamizamos juntos el harina, la levadura, el bicarbonato y la pizca de sal. Reservamos.
   En un bol cascamos los huevos y le añadimos el azúcar y el aceite.
   Batimos hasta que esté bien espumoso.
   Vamos incorporando el cacao líquido al bol mientras seguimos batiendo despacio.
   Vamos añadiendo poco a poco el harina y vamos batiendo despacio, mejor ya con una varilla manual.
   Terminamos de integrar todo el harina.
   Engrasamos un molde y le ponemos un trozo de papel de horno en la base.
   Vertemos la mezcla en el molde. Es bastante líquida.
   Horneamos durante unos 40-45 minutos, hasta que al pinchar el bizcocho con una brocheta ésta sale limpia.
   Lo sacamos y lo dejamos que se entibie sobre una rejilla.
   Luego lo desmoldamos, le quitamos el papel del fondo y dejamos que se enfríe completamente sobre una rejilla.
   Preparamos de igual forma el segundo bizcocho.
   Para la crema ponemos la mantequilla, ablandada a temperatura ambiente, en un bol y la batimos hasta que esté bien cremosa.
    Añadimos el azúcar glass, tamizándola con un colador.
   Seguimos batiendo hasta que se integre con la mantequilla.
    Ahora añadimos el queso bien frío y la vainilla.
    Seguimos batiendo hasta que obtengamos una mezcla cremosa.
   Terminamos de integrar con una espátula, rebañando bien el fondo del bol.
   Para el montaje de la tarta lo primero que haremos será cortar los bizcochos por arriba para quitarles la "barriga" que se le ha formado en el horno. Estos recortes por supuesto que no se tiran; están estupendos para el desayuno.
   Ponemos uno de los bizcochos sobre una bandeja y le colocamos unos papeles de aluminio alrededor para no mancharla.
   Extendemos una capa de crema sobre el bizcocho y alisamos con una espátula.
   Colocamos el otro bizcocho sobre la crema. En este caso, pondremos la parte recortada hacia abajo.
   Cubrimos la tarta con una capa de crema y la reservamos en la nevera al menos media hora.
   Le damos una segunda capa de crema y con la propia espátula le hacemos unas muescas por toda la tarta, laterales y parte superior.
   Desmenuzamos un poco del bizcocho de los recortes y lo vamos pegando cerca de la base.
   También ponemos migas sobre la parte superior.
   Para rematar la tarta podemos poner el resto de crema en una manga con boquilla lisa y pequeña y hacemos unas pequeñas motas alrededor de la base.
Tarta rústica de chocolate
   La reservamos en la nevera hasta la hora de servirla y disfrutarla.
Tarta rústica de chocolate
   Y este es el estupendo corte que tiene donde se aprecia lo ricos que quedan los bizcochos.
Tarta rústica de chocolate
   Una tarta altamente recomendable.

miércoles, 20 de julio de 2016

BROCHETAS DE PAVO ESPECIADO

Brochetas de pavo especiado
   En Desafío en la cocina, como les dije el día 20 del mes pasado, estamos de vacaciones. Pero resulta que siempre hay unas cuantas de nosotras que, a pesar de estar de vacaciones, seguimos cocinando. Más ligero y menos complicado, pero seguimos entre fogones.
   Así que aprovechamos los meses de julio y agosto para hacer alguna receta que se nos haya quedado en el tintero o que queramos versionar.
   En mi caso, teniendo en cuenta que este mes nos tocaría salado, me he decantado por unas brochetas. Junto con otras recetas, las brochetas fueron protagonistas de nuestro primer desafío especial de verano. En aquella ocasión a mí me tocó cocinar unas creps saladas, así que he aprovechado esta vez para preparar unas brochetas. Yo siempre he dicho que las brochetas, igual que las bicicletas, son para el verano.
   En esta ocasión las he preparado a la plancha, pero las podemos cocinar de distintas formas. En el horno, en la barbacoa (la que más me gusta a mí) o también las podemos hacer sin necesidad de insertar los ingredientes en palitos, sino echando todo en la sartén.
   Los ingredientes que usé fueron:

  • Una cayena (quitándole las semillas).
  • Media cucharadita de jengibre molido (usaremos una cucharilla de café como medida).
  • Una cucharadita de cúrcuma.
  • Media cucharadita de comino molido.
  • Una puntita de pimentón dulce.
  • Media cucharadita de curry.
  • Unos 600-700 gr. de pavo para estofado.
  • Medio pimiento rojo.
  • Medio pimiento verde.
  • Una cebolla roja.
  • Sal.
  • Aceite de oliva.

   Ponemos todas las especias en un almirez y las machacamos y mezclamos bien.
    En un bol echamos la carne y le ponemos sal. Mezclamos para que se sale por igual.
    Echamos la mezcla de especias sobre la carne y vertemos un chorro de aceite.
   Mezclamos con una cuchara de palo para que se impregnen todos los trozos de carne.
   Cubrimos con papel film y dejamos en la nevera al menos media hora.
    Quitamos las semillas y nervaduras de los pimientos y cortamos primero en tiras anchas y luego en cuadrados.
    Pelamos la cebolla, la cortamos en cuarto y luego sacamos los gajos.
    Empezamos con el montaje de las brochetas.
   Insertamos un trozo de carne.
   Luego un trozo de cebolla y un trozo de pimiento.
   Seguimos con otro trozo de carne y otra vez cebolla y pimiento, en este caso, usando el rojo.

    Volvemos a poner carne, cebolla y pimiento y acabamos con un trozo de carne.
    Seguimos montando las brochetas hasta acabar con todos los ingredientes.
    En mi caso, que las hice a la plancha, ponemos unas gotas de aceite en la sartén y ponemos nuestras brochetas.
    Hay que ir haciéndolas despacio y dándoles vuelta de vez en cuando para que la carne quede bien cocinada.
   Como les dije, también podemos prescindir de los palos y echar todos los ingredientes en la sartén y cocinarlos.
   Las acompañamos de una ensaladita y tenemos una comida muy rica y muy ligera.
Brochetas de pavo especiado
   Si las preparamos sin palo, pues es una opción genial para un picoteo, acompañadas de una cervecita bien fresquita.
Brochetas de pavo especiado
   Un plato muy rico, sin duda.

martes, 12 de julio de 2016

HELADO DE CHOCOLATE

Helado de chocolate
   Si les gusta el chocolate éste es sin duda el helado que estaban buscando. Tiene un intenso sabor a chocolate y además es muy sencillo de hacer.
   No vas a necesitar heladora para hacerlo, pero tampoco vas a tener que batirlo cada cierto tiempo para que no cristalice. Lo haces, lo metes en el congelador y cuando lo vayas a comer lo sacas unos cinco minutitos antes para que te sea más fácil servirlo y listo. ¡A disfrutar!
   La receta se la vi a mi compañera de grupo Leire. En cuanto leí la elaboración del helado supe que tenía que hacerlo y desde luego ha sido un acierto porque no está bueno, no. Está increíblemente rico.
   Yo apenas he modificado la receta. Si quieres ver cómo lo hizo ella pincha aquí.
   Los ingredientes que usé fueron:

  • 150 gr. de azúcar.
  • 150 gr. de agua.
  • Tres cucharadas soperas de cacao Valor puro (colmadas).
  • 60 gr. de chocolate negro (yo usé Nestlé postres) más unos 30-40 gr. más para añadir al final.
  • 200 ml. de nata para montar muy fría.
   Empezamos poniendo en un calentador el agua con el azúcar.
   Lo ponemos al fuego hasta que hierva y veamos que el azúcar está disuelto.
    Añadimos el cacao y removemos bien.
    Apartamos del fuego y añadimos los 60 gr. de chocolate troceado.
    Removemos hasta que esté disuelto.
    Llevamos nuevamente al fuego y dejamos un par de minutos más a fuego suave, removiendo.
    Pasamos la mezcla a un bol amplio.
    La batimos enérgicamente y la dejamos enfriar. Primero a temperatura ambiente y luego lo dejamos en la nevera unas cuatro horas.
    Pasado el tiempo, echamos la nata en un bol y la batimos hasta montarla.
    Batimos la mezcla de chocolate con varillas eléctricas durante un par de minutos.
    Volcamos la nata sobre la crema.
    Integramos la nata y la crema con movimientos envolventes, desde abajo hacia arriba.
    Cogemos el chocolate restante y los picamos con el cuchillo.
    Lo echamos en el bol de la mezcla.
    Removemos suavemente para que se reparta por toda la crema.
   Guardamos en el congelador, en mi caso hasta el día siguiente, y ya lo tenemos listo.
   Cuando lo vayamos a comer, lo sacamos unos cinco o diez minutos antes para que nos sea más fácil servirlo. 
   Para servirlo he utilizado estos preciosos capacillos que pueden encontrar en La cocinita cupcakes tanto en la tienda física como on line. Aunque en principio están pensados para cupcakes, al ser semirígidos a mí particularmente me encantan para servir el helado. 
   Miren lo cremoso que queda, además de bien presentadito.
Helado de chocolate
   Les advierto que si son chocolateros esto es un empezar y no parar hasta acabarlo.
Helado de chocolate
   Metan la cuchara y disfruten.