domingo, 20 de marzo de 2016

KULIBIAK RUSO "A MI MANERA", 41º DESAFÍO EN LA COCINA

   La propuesta que nos ha hecho M. Luz, del blog Trasteando en mi cocina, para este 41º Desafío en la Cocina es preparar un Kulibiak.
  ¿Suena a ruso verdad? Pues precisamente el Kulibiak es eso, una receta rusa que se suele preparar para Pascua y para Navidad.
   Se trata de una especie de empanada en la que los ingredientes se colocan por capas, lo que hace que al cortarlo tengo una pinta espectacular.
   En la receta original el Kulibiak lleva arroz cocido y huevo duro, además que se suele hacer con salmón. Yo he prescindido del arroz que me parece que lo haría más pesado y del huevo duro que en casa no nos sienta muy bien. En definitiva, lo que he hecho es adaptar la receta a los gustos de mi casa, de ahí que puntualice en el título lo de "a mi manera". Le he hecho una capa de cebolla caramelizada, una de champiñones, el salmón y una última capa de espinacas.
   El original no sé cómo estará, pero lo que les puedo asegurar es que la versión que he hecho nos ha encantado en casa y, creo, que no resulta tan pesada.
   Eso sí, es una receta un poco trabajosa, pero para nada complicada. Además, si lo preferimos, podemos echar mano de una masa de las que se compran preparadas y reducir el trabajo. Nos puede servir una masa de empanada, como la que yo he hecho, masa brise, hojaldre o incluso masa de pizza. Creo que con cualquiera de ella estará riquísima.
   Los ingredientes que usé fueron:
Para la cebolla caramelizada:

  • Dos cebollas granditas.
  • Aceite de oliva.
  • Sal.
  • Dos cucharadas de azúcar moreno.
  • Un chorrito de vinagre de módena.
Para los champiñones:

  • 250 gr. de champiñones.
  • Dos dientes de ajo.
  • Sal.
  • Pimienta.
  • Aceite de oliva.
Para las espinacas:

  • Cinco manojos de espinacas.
  • Dos dientes de ajo.
  • Dos cucharadas de nata líquida para cocinar.
  • Sal.
  • Pimienta.
  • Aceite de oliva.
Para la masa:

  • 500 gr. de harina simple de trigo.
  • 100 ml. de agua.
  • 100 ml. de leche.
  • 100 ml. de vino blanco.
  • Un huevo talla L.
  • Un poco de sal.
Resto de ingredientes:

  • Un lomo de salmón.
  • Sal.
  • Pimienta.
  • Eneldo.
  • Aceite de oliva.
  • Un huevo para pintar.
   Cuando vayamos a montar el Kulibiak es importante que los ingredientes estén fríos para que no nos ablande la masa. Para ganar tiempo, podemos preparar los distintos ingredientes el día antes y luego montarla al día siguiente, aunque en mi caso lo hice todo el mismo día.
   Empezaremos preparando la cebolla caramelizada.
   Para ello pelamos las cebollas, las cortamos por la mitad y luego en medias lunas.
   Ponemos un poco de aceite en una sartén, añadimos las cebollas y les espolvoreamos una cucharadita de sal. Dejamos que se vaya haciendo despacito.
   Cuando la cebolla ya esté blandita, le espolvoreamos el azúcar moreno y le echamos un chorrito de vinagre de módena.
   Removemos bien y dejamos a fuego medio bajo hasta que consigamos que esté caramelizada. De vez en cuando removemos un poco con una cuchara de palo.
   Cuando esté preparada dejamos enfriar.
   Vamos ahora con los champiñones.
   Si están enteros, como en mi caso, les quitamos el pie terroso, los limpiamos y los cortamos en láminas.
   Pelamos y cortamos los ajos en láminas.
   Ponemos un poco de aceite en la sartén y rehogamos los ajos hasta que empiezan a desprender su aroma.
   Echamos los champiñones y les ponemos sal y pimienta.
   Dejamos al fuego hasta que se evapore el líquido que sueltan. Dejamos enfriar y reservamos.
   Es el turno de las espinacas.
   Pelamos los ajos y los cortamos en láminas.
   Lavamos bien las espinacas y las picamos.
   Ponemos un poco de aceite en la sartén y rehogamos los ajos.
   Añadimos las espinacas y dejamos que se hagan.
   Cuando las espinacas estén rendidas regamos con las dos cucharadas de nata y le ponemos sal y pimienta.
   Dejamos al fuego unos minutos para que se reduzca. 
   Dejamos enfriar y reservamos.
   En mi caso opté por preparar el Kulibiak en versiones individuales, por esto corté el salmón en porciones de ración.
   Con unas gotas de aceite en la sartén los marcamos sólo un poco por cada lado.
   Los sacamos a un plato y les ponemos sal, pimienta y un poco de eneldo. Los dejamos enfriar.
   Vamos ahora con la masa. 
   En un bol amplio ponemos el harina y le hacemos un hueco en el centro en el que añadiremos el resto de ingredientes.
   Empezamos a amasar, primero con una cuchara de palo y luego con las manos hasta que consigamos una masa que no se pegue a las manos y formamos una bola.
   Dividimos la masa en dos partes.
   Enharinamos un poco la encimera y estiramos la masa con un rodillo. En mi caso la deje finita.
   Cortamos tres rectángulos de masa, un poco mayores que el salmón, que nos sobren unos dos dedos de masa por los bordes.
   Con la otra porción de masa hacemos lo mismo, pero en este caso dejamos los rectángulos un poco más grandes que los que nos van a servir de base.
   Vamos ya con el montaje. Mientras lo hacemos ponemos el horno a calentar a 170º.
   Sobre un rectángulo de masa ponemos una capa de cebolla caramelizada.
   A continuación ponemos una capa de champiñones.
   Seguimos con un filete de salmón.
   Acabamos con una capa de espinacas.
   Eso sí, tengan la precaución de hacer el montaje directamente sobre la bandeja de horno forrada con papel, para que no les pase como a mí que al trasladarla se me deformaron un poco.
   Cubrimos con otra capa de masa.
   Sellamos los bordes pellizcándolos con los dedos, formando un cordón. También lo podemos sellar presionando con un tenedor.
   Con los recortes de masa hice una especie de cordón y se lo coloqué a modo de adorno.
   Pintamos con huevo batido y les hacemos unos pequeños cortes en la parte superior que nos harán de chimenea.
   Metemos en el horno hasta que veamos que la masa está doradita, entre 25 y 30 minutos y ya lo tenemos listo.
   Lo dejamos que temple un poco y lo servimos.
   Y este es el corte del Kulibiak, en el que se aprecian las distintas capas.
   Mi principal temor era que el salmón se quedara seco pero en absoluto. Queda jugosísimo y muy rico.
   Pues esta es mi aportación para este 41º Desafío en la cocina. Ahora les invito a que se deleiten con las distintas propuestas de mis compañeras y compañero de grupo en nuestro blog Desafío en la cocina. Verán que versiones más ricas han preparado de este plato.
   También les emplazo para el próximo 20 de abril, que volveremos con un nuevo desafío, en esta ocasión dulce y que será propuesto por mí. ¿Quieren saber lo que tengo pensado? Pues no se lo pierdan.


13 No te cortes y deja tu comentario.:

Nela Torres dijo...

Pues, me ha gustado mucho tu manera de hacer este pastel ruso. ¡Felicidades!
Besitos

Catalina de la vega dijo...

se riqusimo¡¡¡¡¡ el paso a paso un diez y las fotos genial , besitos guapa

Migas en la mesa dijo...

Me encanta como te han quedado. Sobre los ingredientes, esto es como todo, a cada uno le gustan unas cosas distintas y siempre hay que adaptar las recetas, ese es el encanto de la cocina!

Vivi Taboada dijo...

que presentacion tan bonita, han quedado divinos bicos

Maru dijo...

Madre mia, espectacular, completo completo,...no me atrevo

Macamen Gonzalezllanos dijo...

Parece delicioso ! Tiene una pinta buenísima

LA COCINERA DE BÉTULO dijo...

Me gusta esta versión más ligera, así llena menos y el corte es muy bonito igualmente.
Besos.

La cocina de Cris y Laura dijo...

me ha encantado la receta,me la apunto.
besos crisylaura.

María Jesús Prieto Pérez dijo...

Me gusta "a tu manera" y la idea de que sean individuales, también...
Besitos...

Julia Romero dijo...

Estupendos te han quedado y con una presentación muy bonita!! Bs.

Rocío S. dijo...

Esa cebolla tenía que dar un sabor.... Tu y yo ya no cambiamos de masa, ehhh??
Besos

aranzazu sanchez dijo...

¡Que rico! Me encanta como te ha quedado, desde luego le pegaba un buen bocado ahora mismo jejeje Por cierto estoy de concurso y doy muchos premios, por si quieres echarle un ojo.Un besito,
http://elbauldelasdelicias.blogspot.com.es/

Alejandra Morán dijo...

Me encanta como te ha quedado y con espinacas tengo que probarlo....ummmm qué rico!!!
Besitos