sábado, 20 de junio de 2015

GYOZAS DE POLLO (DESAFÍO EN LA COCINA ESPECIAL FIN DE CURSO)

   Para este Desafío en la cocina Especial fin de curso tenemos cinco propuestas diferentes para realizar, todas ellas con un denominador común, la carne picada.
   En mi caso, la receta que me ha tocado hacer viene del continente asiático y son Gyozas.
   Pero como bien dice en el título este es un Desafío especial. Como ya saben, el mes pasado cumplimos tres años y a las desafiadoras se nos ocurrió que era un buen momento para hacer un pequeño homenaje a las personas más antiguas en el grupo, las que se embarcaron en esta aventura desde casi el principio y que siguen aún con nosotras a pie de cañón.
   Les dimos la posibilidad de que fueran ellas las que se encargaran del desafío de este mes. Desde la elección de las recetas, la formación de los grupos, el envío de correos, ... En definitiva, todo lo que implica cada desafío.
   Todas ellas se mostraron ilusionadas con la idea y entre todas dieron forma a la propuesta del mes.
   Tomando como denominador común "la carne picada", eligieron cinco recetas, una de cada continente, y formaron, con un divertido juego, cinco grupos distintos.
   Tengo que decir que han preparado este Desafío con mucha ilusión y mucho entusiasmo y nos han hecho pasar muy buenos ratos con sus pistas en el grupo. Ya casi que estamos pensando en dejarles que nos "desafíen" con más frecuencia para quitarnos un poco de trabajo, jeje.
   Quiero darles las gracias desde aquí por el esfuerzo realizado y por haberlo hecho tan bien.
   Las desafiadoras de honor este mes y las propuestas que nos han hecho han sido:


   Yo caí en el grupo de Carmela, así que me tocó hacer estas ricas Gyozas, aunque ya les aviso que en breve iré haciendo el resto de propuestas porque todas tienen una pinta increíble.
   Antes de empezar con la receta me gustaría aclarar un par de cosas sobre ellas.
   En principio yo me aventuré a hacer la masa de las obleas porque la receta es bastante sencilla. Eso sí, sencilla pero muuuuuy entretenida. Así que probé a preparar las gyozas con masa casera y con masa de empanadillas compradas. La verdad es que no hay una gran diferencia de sabor entre unas y otras y sí que hay diferencias en cuanto al trabajo que dan. La masa comprada es mucho más manejable y las gyozas quedan estéticamente más bonitas. 
   En cualquier caso, yo les dejo las dos opciones por si quieren probar.
   Los ingredientes que usé fueron:
Para las obleas: (Si prefieres saltarte este paso puedes usar un paquete de obleas para empanadillas de La Cocinera)

  • 300 gr. de harina.
  • 150 ml. de agua caliente (no hirviendo).
  • Media cucharadita de sal.
Para el relleno y la cocción de las gyozas:

  • 400 gr. de pechuga de pollo picada.
  • 150 gr. de col (como un cuarto de una col mediana).
  • Una cebolleta pequeña (como unos 75 gr).
  • Dos dientes de ajo.
  • Media cucharadita de jengibre en polvo (de las de café).
  • Una cucharada sopera de salsa de soja.
  • Media cucharadita de azúcar.
  • Maizena.
  • Aceite de sésamo.
  • Aceite de oliva suave.
Para la salsa:

  • Tres cucharadas de salsa de soja.
  • Una cucharada y media de vinagre de arroz.
  • Un poco de aceite de sésamo.
*El aceite de sésamo y el vinagre de arroz se consiguen fácilmente en el Carrefour en la zona de comida oriental.
   Si te animas a hacer las obleas en casa empezaremos preparándolas primero.
   Tamizamos el harina en un bol pasándola por un colador.
   Echamos la sal en el agua y removemos bien para que se disuelva.
   La vamos agregando poco a poco al harina mientras vamos mezclando con una cuchara de palo.
   Una vez añadida toda el agua, empezamos a amasar con la mano hasta que podamos formar una bola.
   La sacamos del bol y la seguimos amasando unos minutos más en la encimera hasta que nos quede bien lisita.
   Formamos una bola, la envolvemos en papel film y la dejamos reposar media hora a temperatura ambiente.
   Dividimos la masa en dos partes iguales y formamos un cilindro con cada una de ellas.
   Cortamos cada cilindro en doce trozos más o menos iguales. Empezamos cortando en el centro para que nos sea más fácil calcular.
   Formamos una bola con cada trozo, lo ponemos en la encimera con un poco de harina y la estiramos con el rodillo dejándola como de un milímetro de grosor.
   La cortamos con un aro de repostería (en mi caso de 10cm) o guiándonos con un plato de café y le retiramos el sobrante.
   Las vamos colocando en un plato enharinado para que no se pegue.
   No se si será muy ortodoxo, pero yo cada sobrante lo unía con el siguiente trozo que cogía para no desperdiciar nada de la masa.
   Vamos apilando las obleas unas sobre otras. Yo les fui poniendo harina en medio, pero creo que es mejor ponerles papel vegetal para que con la humedad de la nevera no se peguen.
   En mi caso, las preparé el día antes y las conservé en la nevera hasta el día siguiente cubiertas con papel film.
   Para el relleno, pelamos la cebolla y la picamos, al igual que la col, muy menudita.
   En un bol ponemos el pollo picado.
   Ponemos en un almirez los ajos picados y troceados y una cucharadita de sal. Los machacamos hasta que nos quede como una pasta y los añadimos al pollo.
   Echamos también una cucharada de salsa de soja, el azúcar, el jengibre, media cucharada de maizena y un chorrito de aceite de sésamo. Mezclamos bien.
   Incorporamos la col y la cebolleta y mezclamos hasta que se nos forme una pasta. Si no pueden con la cuchara pues tocará meter la mano para mezclar.
   Cubrimos con papel film y dejamos reposar en la nevera media hora para que se integren bien los sabores.
   Para la salsa sólo tenemos que echar todos los ingredientes en un bol y mezclar bien.
   Pasamos ahora al montaje de las gyozas. (Les pongo las fotos de las dos opciones, con obleas caseras a la izquiera y con obleas compradas a la derecha. Me resultó mucho más fácil de manejar la comprada).
   Cogemos una oblea y ponemos una cucharada del relleno en medio.
   Nos mojamos el dedo con agua y mojamos todo el borde de la oblea.
   Unimos la oblea por el  centro.
   Hacemos tres pliegues desde el centro hacia uno de los lados (de este paso sólo tengo foto de las hechas con obleas compradas).
   Hacemos otros tres pliegues hacia el otro lado y sellamos bien apretando las uniones para que no se abran durante la cocción.
   Las vamos colocando en una plato, bien con papel de horno o bien con harina espolvoreada para que no se nos peguen.
   Preparamos de igual forma todas las gyozas.
   Ponemos una sartén, pintada con un poco de aceite de oliva al fuego.
   Colocamos las gyozas en la sartén.
   Mientras diluimos en un vaso de agua (200 ml.) una cucharadita de maizena.
   Dejamos las gyozas un par de minutos, hasta que veamos que se empiezan a dorar por debajo.
   En ese momento, regamos con un hilillo de aceite de sésamo y vertemos el agua con maizena.
   Tapamos y dejamos cocinar hasta que se evapore el agua, unos diez minutos. (Después de esta foto lo dejé un minutito más hasta que quedó seca la sartén).
   Sólo nos queda sacarlas y servirlas acompañadas con la salsa.
   Les puedo garantizar que son un bocado riquísimo.
   Éstas que ven en la foto son las hechas con las obleas compradas.
   Y éstas las hechas con la masa casera.
   La peculiaridad de las gyozas es el contraste de las dos texturas de la masa, blandita por arriba porque se cocina al vapor y crujientes por abajo.
   Aquí les muestro como quedan por debajo.
   Y ahora les invito a que se den un paseo por nuestro blog Desafío en la cocina para que vean las distintas gyozas que han hecho mis compañeras, además de los otros ricos platos que han elaborado para este Desafío en la cocina especial fin de curso. Prepárense para disfrutar de los cinco platos distintos que han elaborado utilizando carne picada.
   Con este desafío el grupo se despide hasta septiembre que volveremos con nuevas propuestas tanto dulces como saladas así que no me queda más que desearles en nombre de tod@s
¡FELIZ VERANO!

10 No te cortes y deja tu comentario.:

lolines dijo...

Te han quedado, perfectas, y sin duda mkuy sabrosas.

Aisha dijo...

Qué chulas te han quedado y qué pinta más rica!
besos

Marisa dijo...

No conocía este plato, que buenas tienen que estar, las obleas son bien ricas y también me ha encantado ver como se hacen las caseras por si algún día me da la ventolera. Te han quedado preciosas de verdad.
Un besooo

Julia Romero dijo...

Que pinta mas buena tienen!! te han quedado perfectas, me encantan!! Bs.

Magdalena Troncoso dijo...

Seguro que aunque organizar retos así requieren su tiempo ha merecido la pena. La receta me ha gustado mucho, sinceramente nunca la he preparado ni comido. Ah que lo olvidaba, felicidades por ese aniversario, seguro que son muchos mas. un beso

Mamen Varela García dijo...

No tenia ni idea de ese nombre, y por la pinta final deben estar deliciosas, eres una maquina hija, no hay nada que tu no hagas, un besote mi niña

LA COCINERA DE BETULO dijo...

No las he probado, pero leyendo la receta y viendo el relleno seguro que me gustan, una buena propuesta.
Besos.

asj dijo...

No las he probado nunca pero me ha llamado un montón la atención, sobre todo la masa ehh jajaja Me llevo un par.

besazos

Andrea Calderón Juan dijo...

Carol, pero que buenísima pinta tienen, y menudo color! Estan diciendo... Comeme!!!
Nos seguimos leyendo durante el verano, pero mientras, a disfrutar de las vacaciones!!!!
Besos

Sussi Aracuina dijo...

SE ven deliciosas, el paso a paso genial!!