viernes, 13 de mayo de 2016

TARTA DE GALLETAS CON TRUFA Y COCO

   La mayoría de personas para referirse a este tipo de tartas la llaman "tarta de la abuela" o "la típica tarta de los cumpleaños". 
   En mi caso, ni lo uno ni lo otro. Mis abuelas tenían muchas virtudes pero precisamente no estaban entre ellas las dotes reposteras.
   Con respecto a lo de tarta de cumpleaños pues tampoco. No era esta tarta habitual en los cumpleaños de mi niñez, a lo sumo llegábamos a una tarta hecha con galletas molidas, leche condensada y coco que formaban una masa compacta y que estaba de muerte, eso sí.
   Por lo general, y por lo que he visto en la red se suelen hacer con una mezcla de natillas de sobre y crema de chocolate.
   Yo he hecho una especie de "fusión", por llamarlo de alguna manera. He hecho la tarta de galletas "de toda la vida" sin olvidarme del coco y la leche condensada de la de mi niñez.
   En lugar de prepararla con natillas de sobre he optado por preparar una trufa cocida. Teniendo en cuenta que esta tarta es mejor hacerla el día antes a su consumo, y teniendo en cuenta que la trufa la tenemos que preparar el día antes de montarla, en este caso la tarta requiere un poco de planificación. Un día haremos la trufa. El segundo día montamos la trufa y la tarta. Y el tercero disfrutamos como enanos comiéndola.
   Los ingredientes que usé fueron:

  • Un litro y 200 ml. de nata para montar.
  • 600 gr. de chocolate para fundir. (Yo uso Nestle postres).
  • 175 gr. de azúcar.
  • Leche condensada.
  • Galletas cuadradas o redondas, dependerá del molde que usemos. (Yo use desechables del mercadona y las galletas cuadradas).
  • Leche para mojar las galletas.
  • Coco rallado.
   Empezaremos preparando la trufa cocida.
   En un caldero ponemos la nata con el azúcar.
   Removemos y llevamos a fuego medio, hasta que rompa el hervor.
    Apagamos el fuego y echamos el chocolate troceado dentro de la nata.
   Dejamos reposar un par de minutos.
    Removemos con unas varillas manuales hasta que el chocolate esté completamente derretido y el color sea homogéneo.
   Cubrimos con un papel film pegado a la crema y dejamos enfriar a temperatura ambiente.
   Luego lo metemos en la nevera hasta el día siguiente.
    Al día siguiente, pasamos la crema a un bol amplio.
    La batimos bien con varillas eléctricas hasta que esté bien montada.
    Una vez que tenemos la trufa montada ya podemos empezar a montar la tarta.
   En el molde elegido ponemos una primera capa de galletas, que previamente iremos mojando en leche (sólo mojando, no empapando).
   Intentaremos rellenar todos los huecos aunque tengamos que romper algunas galletas para ello.
    Extendemos sobre las galletas una capa de trufa y la alisamos con una espátula.
    Ponemos ahora una capa de leche condensada sobre la trufa, no demasiado generosa (Yo utilizo la leche condensada que viene en botellitas para servir y resulta muy cómoda).
    Luego espolvoreamos una capa de coco rallado.
    Seguimos rellenando el molde de la misma manera, capa de galletas mojadas en leche, trufa, leche condensada y coco.
   En este que hice puse cuatro capas de galletas.
    Como me quedaba trufa, la metí en una manga pastelera con boquilla rizada y la decoré un poco por arriba (Lo sé, no tengo remedio pero es que me gusta mucho la manga, jeje).
    Le puse unos hilillos de leche condensada por arriba y la espolvoreé con un poco de coco rallado.
   La guardamos en la nevera y la dejamos reposar hasta el día siguiente.
   Miren lo mona que quedó finalmente.
   Y el corte de la tarta resulta de lo más apetecible.
   Una tarta sin ninguna complicación con la que triunfaremos con toda seguridad.

   El otro día compartía con ustedes el artículo que sobre mí publicó La Provincia.
   Hoy les comparto la entrevista que, al día siguiente, me hicieron desde Canarias Radio La Autonómica. Un placer charlar con María Doménech. Muchas gracias nuevamente por darme esta oportunidad.
Captura de pantalla de la página de RTVC.
   Si quieres escuchar la entrevista Pincha aquí
   También quiero dar la bienvenida a los nuevos visitantes a la página, que han llegado a ella tras el artículo  y la entrevista. Espero que les guste lo que encuentren en mi cocina.

9 No te cortes y deja tu comentario.:

Mercedes Caravaca Muñoz dijo...

Pues una fusión fenomenal y un corte lindisimo. A mi me la hacia mi madre pero no con natillas sino con chocolate a la taza. Mmmm
Besos y felicidades por las entrevistas.

Merchi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Merchi dijo...

Para habernos matado, Carol!!, que pasada de tarta, que jugosa y que pintaza. Ese corte es para enmarcar, cielo.
Ahhhh y...!!Muchisimas felicidades por al entrevista, guapa!!

Besos y feliz fin de semana

LA COCINERA DE BÉTULO dijo...

Tampoco fue una tarta de los cumpleaños de mi infancia, la descubrí siendo ya bastante mayor.
Está muy buena, además de lo bonita que te ha quedado.
Besos.

María Teresa dijo...

Mona es poco, te ha quedado ideal, vaya corte bonito que tiene y la presentación y lo fresquita que estaría es para no dejar ni una pizca.
Te escuché en la radio y desde luego me parecía que hablaba toda una profesional de la cocina y del mundo de la radio.
Bravo por ti y a tu familia paciencia para no hincarle el diente hasta que estén las fotos hechas, :)
Un besito y feliz fin de semana

Nenalinda dijo...

Las tartas de galleta me pierden sean de lo que sean y esta nunca la he echo asi que con tu permiso me guardo tu receta en mi carpeta de pendientes.
Uummmmmmmmmmm no dudo lo mas minimo que este de muerte relenta a las fotos me remito no dejan de decirme comeme.
Bicos mil y feliz finde wapa.

Pan, uvas y queso dijo...

Mi abuela sí que me preparaba la "tarta de la abuela" para el cumpleaños. Sigue siendo mi favorita, claro. Pero la tuya es insuperable, me encanta la cobertura que le has puesto :)

Migas en la mesa dijo...

Lo bueno de la trufa es que se puede congelar, yo hago cantidades para dos o tres usos y la guardo... amortizo mucho curro :)

Montse Alonso dijo...

La tarta de nuestra infancia. Qué rica¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡